Cartas al director: Crítica a “La Poseída”

Hoy nos escribió a televisioncompartida@gmail.com la Beata Sor Laura Melgarejo Vicuña.

Qué bueno que logré pasar este mail por la increíble censura del padre Mariano, desde que llegó al convento ha impuesto mano dura, así como los fiscales contra las farmacias o Sampaoli en la selección. Siempre nos dice “Niñitas, si se desbandan van a terminar donde reside Karadima, las va visitar el cura Hasbún, y  les harán una película con actores de poca monta”.

La última que nos hizo fue contratar a un profe de computación para revisar a qué nos metemos, pero no hace mucho él. Debo admitir que igual me aburró acá, en mis tiempos libres, es decir, casi 24 horas al día, solo dibujo en Paint, pero de puro copuchenta me meto a Facebook para ver las fotos de mis compañeras del liceo que entregaron su vida al pecado y ahí la cosa se pone más buena que el último carrete de Matute Johns.

El gordito un poco hediondo de computación era piola, borrachito sobretodo, la cosa es que le pasamos una java de vino que iban a usar para una primera comunión a cambio de guardar el secreto de las redes sociales y el de este mail que envío a su distinguido medio.

Deseo felicitar a los creadores de esa tan buena novela llamada “La Poseída”, la vemos casi todas gracias a la tele que le regalaron al curita Mariano como diezmo. Hay que decirlo, a todas nosotras acá se nos ha metido alguna vez el demonio adentro (a algunas bien adentro). Sabemos lo que es sufrir por amor,  siendo que nuestra religión y el Papa Francisco nos dicen constantemente que debemos mantenernos beatas y vírgenes como la Virgencita María, un CD de 200 pesos, o como Marlen Doll para la Copa América.

Maria Jacobe
En mejillones era gitana

El convento es igualito al de nosotras, con personajes, vestuario y maquillaje calcados. Solo rezamos y comemos pan con mermelada, pero nos sentimos representadas. Se pasó la gran actuación de la María Magdalena de Romané ahora como Sor Juana, Carolina Echeverría no lo ha hecho mal cuando le vienen los tururús o sus epilepsias calentonas. Si a una de acá le pasó lo mismo cuando empezó a ojear una revista Vea del año 98 donde salía el Fabián Estay.

No podemos olvidar a la enemiga Sor Juana, la “Joven y alocada”, que se hace la mosquita muerta pero es más mala que la hostia con aji marca Líder. Tiene cara de buena y esas son las peores, si hasta mí se me ha revuelto el gallinero, aparece en pantalla, en mi cabeza suena Javiera Mena o Supernova, y yo ya estoy rezando el padre nuestro para absolverme del pecado.

Más mala que el "Natre"
Más mala que el “Natre”

Ojalá siga tirando para arriba la serie a pesar de las críticas de que algunas acá en el convento andan tirando al voleo.  Yo les digo que ya tienen una beata fiel y que me ha hecho recobrar la esperanza en esas telenovelas noventeras de TVN que tanto admiramos (Amores de Mercado, Pampa Ilusión, Iorana, etc.) aparte no se basa en puros ABC1 como en sus predecesoras. Aunque el demonio del rating diga lo contrario, esperemos que la telenovela repunte ahora que se emitirá de domingo a miércoles y que algunas turcas ya se acabaron (te odio Zuleiman!). Yo he visto todas las repeticiones incluso.

Eso sí  creo que igual hay un pecado, no entiendo porqué le ponen subtítulos a las teleseries: “Marcada por el amor”, es como mucho lucho, como que iba bien “La Poseída” a secas y le ponen ese subtitulo. Para qué tan emotiva, si a la loquita se le metió el “innombrable”  no más, no es para andar mezclando cuestiones acá de amor, o quizás la niña solo anda con las temperaturas cambiadas, por el ciclo lunar digo yo. Si la serie Lost -una bien buena que recién nos llegó- fuera chilena, se llamaría: “Lost, perdidos en el amor”.

Marcada por un Subtitulo
Marcada por un Subtitulo

Otra cosa, chiquillos del canal del Halcon de Chicureo, no sería malo que si quieren hacer una producción de época en tono “thriller” el lenguaje audiovisual sea algo más evolucionado, algo así como “Los 80”, no como Los Venegas y esa “Chucara” fome que ahora ni habla como huasa que dan en la tarde. Eso podría ayudar a no solo dejar en suspenso a las señoras que lo más tenebroso que han visto es a Patricia Maldonado al prender la tele en la mañana.

Viva la Poseída, al menos a mí, una buena monja, me entretiene.  Y ese Sultán más rancio que León Murillo haciendo “la mirada de cocodrilo”  no me calienta.

Tres padres nuestros para todos. Un besito piola.

Anuncios