Ricardo Meruane, el guía espiritual que la humanidad necesita

Por @ÁlvaroPilgrim e @IgnacioGac.

Después de su reciente fracaso en el Festival de Viña, Ricardo Meruane sigue dando que hablar, pero nosotros no queremos acrecentarle su crisis nerviosa, no venimos a caer en lo fácil ninguneándolo, al contrario. Demostraremos que ese hombre que aguantó valientemente 45 minutos de pifias sobre uno de los escenarios más potentes de Latinoamérica -como si los 20 minutos de la vez anterior no fueran suficientes- es un artista totalmente incomprendido.

De partida su rutina tuvo una particularidad especial que lo distingue notoriamente de cualquier humorista que tuvo la oportunidad de presentarse en Viña por segunda vez: Nunca antes se había visto allí una rutina dividida en dos partes, una continuación que demoró una condena de cinco años y un día en realizarse. El espectáculo parecía decir: “Humanos, preparen su mente para el cambio de conciencia”.

La revancha comenzó con el propio Meruane haciendo alusión a su ya clásica y patentada  frase: “Gracias gracias, no se molesten”. Vicentico sonaba de fondo con “Los Caminos de la Vida” (cover de Omar Geles), indicándonos ya que la presentación no sería como Ricardo esperaba o imaginaba. Pero no llegó solo, en su largo periplo venía acompañado por un carro de supermercado, un gran homenaje a los artefactos de Nicanor Parra.

artefacto

Inicialmente sacó risas a un publico que si bien no era el indicado, demostró algo de empatía por un artista dispuesto a ganarse su espacio en la Tierra. Para ello usó su “carro de la colusión”, un artículo propio de una instalación artística de vanguardia de Duchamp. Desafortunadamente para él, ese fue el primer acercamiento a un museo de arte moderno para la mayoría del público, lo que causó un desconcierto total e incómodo en los asistentes; resultó ser parte fundamental de su funesto destino vivido. Si bien le dieron una oportunidad a Ricardo, su presentación tomaba otros ribetes, ya comenzaba a explorar la relación entre el artista y la audiencia, los límites del cuerpo y las posibilidades de la mente.

Era 1 contra 15000, la situación se veía difícil, luchaba heroicamente por surgir de las tenieblas, hasta que llegó Caronte, el encargado de guiar las sombras errantes de los recientes difuntos al otro lado del río. Fue personificado por una especie de inspector que multaba a Ricardo, arrastrándolo así junto a su “artefacto” en un descenso irremediable hacia los infiernos, como si el mismísimo Dante hubiese redactado el guión y el destino del artista. Mientras la alcaldesa se quedaba estoica ante los gritos de ayuda.

dante
“Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza” Infierno, Canto III, sentencia 9.

Sin embargo, Ricardo seguía aferrándose a la vida y siguió su rutina a pesar de enfrentar a un monstruo descontrolado. Desde ese momento comienza quizá uno de los momentos más peculiares y surreales de la televisión chilena. Condujo a un momento de ruptura. Durante los 35 minutos restantes un aura extraña invadió el escenario entregándonos escenas nunca antes vista en la Quinta Vergara, sensaciones propias de una película de David Lynch. Era El Mago haciendo un ritual.

eraserhead

Apaga la luz” era el mensaje inconciente que manifestaba que la oscuridad no es el verdadero mal, sino las sombras que la luz provoca. La incomodidad y claustrofobia se desbordaba, era transmitida vivamente en nuestros televisores, reacciones erróneas frente a una situación que debería evocar una respuesta totalmente opuesta. La crueldad en el alma humana quería destruir al individuo destinado a ser el Superhombre. Una situación siniestra que un morbo infundado te obliga a ver hasta el final. Si Dios creó el hombre a su imagen y semejanza, nosotros hicimos lo mismo con el Diablo. ¿Será la situación de Meruane la primera señal del apocalipsis?

Meruane fue más allá, derribó todos los dogmas sociales negando la gaviota y volviendo por un “bis” frente a un publico que caldeaba aún más los ánimos con su rechazo. Como si esto fuera poco, el hombre decidió convertir su rutina en una oda al surrealismo incluyendo una escena del grupo Maná en Viña 2013 felicitando a Chile por ser el país menos corrupto de Latinoamérica. Dando cuenta así de todo su “humor político, ecónomico, y social”. Don Ricardo articulaba chistes para un público que dificilmente podía recibir el conjunto de mensajes, los simbolos usados no eran captados y la incertidumbre yacía en el ambiente. En concreto, la mayor parte del público poco sabe de elementos químicos, se sintieron ofendidos con su brillante chiste del Cloro digno de una expresión artística de Picasso, Matisse, o Warhol:

Nosotros más que un país transparente, deberíamos ser un país salubrizado, sanitizado, higuienizado! Totalmente aséptico! Porque tenemos el cloro en nuestra alma po hueón, no ven que somos “.CL”

No entendieron que el símbolo del cloro es Cl.
No entendieron que el símbolo del cloro es Cl.

Esta suma de factores, entre otros, ayudaron a convertir esta presentación en la performance artística más compleja realizada en la televisión chilena. Nunca se había visto que el público participara tanto en un show de humor. Generó un campo gravitatorio tal que ninguna partícula material, ni siquiera la luz, podía escapar de ella.

Ricardo Meruane en un acto psicomágico total nos enseñó a desprendernos del ego y el miedo. Dejó que las palabras actuasen por sí mismas y el  individuo pase a ser el mero portavoz del mensaje, un mensaje cargado de simbolismo e interpretaciones que apelan a la esencia neta del ser humano. Lo que opaca todos los records banales que marcó. Gurús como Meruane son los que nos deberían guiar por los caminos de la espiritualidad.

Pese a todo el escándalo, hay un ápice de luz y esperanza que vive en algún lugar, esperando quizá el retorno de la cenizas de Don Ricardo. Esperamos que encuentre la iluminación, después de todo lleva décadas rapándose su cabeza como una expresión de su aspiración de renunciar a la vanidad personal, sabe que no debe existir el apego a nada, ni al cuerpo fisico de uno. Mensaje que dejó plasmado en millones de almas en menos de una hora.

¿Será la performance definitiva de Ricardo Meruane? Esperamos que no.

Te va interesar: ‘El problema con el humor es que nadie lo toma en serio’ .

Anuncios

3 pensamientos en “Ricardo Meruane, el guía espiritual que la humanidad necesita”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s